Colección Balanz

Por Juliana Fontalva
October 14, 2021
Detalle: Ernesto Neto "The Sun Lits Life, Let the Son", 2012
Detalle: Ernesto Neto "The Sun Lits Life, Let the Son", 2012

            Lo inacabado es una forma de existir. A pesar de la insistente pulsión de mirar hacia aquello que damos por finalizado, completo o logrado, tenemos que aceptar que el arte, la experiencia, los relatos, siempre se suceden de forma parcial y subjetiva. Lo mismo ocurre en el desarrollo de una colección de arte. Mucho más en este contexto, atravesado por la pandemia de COVID-19, que fragmentó el contacto social, lo modificó y nos condujo hacia nuevas formas de interacción. En este sentido, se nos plantearon una serie de preguntas en torno al desarrollo de la colección: ¿cómo sortear las barreras físicas?, ¿cómo tomar contacto con el arte si nuestra presencialidad se ve limitada?, ¿cómo transmitir la esencia de las personas reales que componen esta colección y forman parte de Balanz?

            Este quiebre de espacio y tiempo nos interpeló y comenzamos un camino hacia una doble acción: cierre y apertura. Mientras que, por razones obvias, la colección dejó de poder recibir visitantes e interactuar de manera cotidiana con aquellos que solían ir de forma presencial a las oficinas, también fue claro que teníamos que encontrar nuevas miradas. La apertura es este sitio web que busca objetarnos, abrir caminos, romper esquemas. Es por eso que, en este encuentro virtual, nos exponemos en carne viva a un diálogo que todavía no habíamos entablado con artistas, curadores, críticos y espectadores.

            Nuestra idea es construir este espacio como un organismo vivo, en donde busquemos reproducir lo que sentimos al convivir con la colección. Desarrollar, así, un entramado de imágenes, textos y miradas que reflejen nuestras inquietudes y de qué materiales sociales y conceptuales está hecha esta colección. Con el mismo espíritu de libertad que nos acompañó desde que iniciamos este proyecto, nos proponemos invitar de forma periódica a colaboradores para que nos observen y analicen con una consigna limpia y clara: no hay consigna.

            Con todo el tiempo que la pandemia nos otorgó pudimos repensar el lugar de cada una de estas piezas para ir compartiéndolas. Decidimos elegir grupos, secciones de la colección, para reconfigurar nuestro archivo, ahora de forma virtual. En simultáneo, nos abrimos a todas las propuestas que puedan alimentar la multiplicación de sentidos. Esta instancia nos da la posibilidad de ir mas allá de las obras y sacar provecho de lo que estas nuevas plataformas pueden ofrecernos en torno a la creación de contenidos, la comprensión de lo que significan estas nuevas herramientas y ponernos a disposición de profesionales del campo y curiosos del arte para ser una fuente de información.